Dejemos de Comprar, Mejor Adoptemos

Es muy fácil dirigirse a una tienda de mascotas de nuestra ciudad y comprar cualquier tipo de animalito que allí vendan, pero lo realmente dificil es reconocer que ese animalito es algo más que un “nuevo jueguete” en nuestras vidas.

Luego de un tiempo se quedo con nosotros.

Dejar de comprar esos perritos, que en el caso de Santo Domingo, se venden en nuestras avenidas principales. De mano de un hombre que los lleva en una caja o que tiene tres cachoros en cada mano. Por favor no lo hagas.

Existen organizaciones o voluntariados que tiene animales listos para ser adoptados por familias que busquen una mascota. Lo más común es ver gatos y perros, pero si buscas en la web puedes encontrar gente que por razones ajenas a su voluntad no se pueden quedar con sus mascotas y buscan quienes se interesen en ellos.

No son objeto que pasan de mano en mano, debemos aprender y enseñar a quienes nos rodean que ellos merecen el mismo respeto que cualquier persona. Educar a nuestros niños y niñas sobre los cuidados apropiados y la vida de cualquier animal, sin importar el tamaño, el tipo o la raza de animal que sea.

Busca información en internet, preguntale a un amigo o un veterianrio para que conoscas cuales serian los pros y los contras de cada raza (perro, gato, peces, torugas, hámsters) Por pequeño que sea o por complicado que paresca.

UNETE A NUESTRA CAMPAÑA Y MEJOR ADOPTEMOS!!!!!

Anuncios

¡¡¡Quiero una Mascota!!!

Una afirmación que tiene mucho peso. Cuando pasa por nuestras cabezas que queremos tener bajo nuestra responsabilidad un animalito que nos acompañe.

Pero sea para un niño o para un adulto la seriedad del asunto es igual, no se puede pensar en tenerlo por moda o porque me siento solo. Errores comunmente cometidos por falta de honestidad y conocimiento.

Ser concientes de que una mascota es un ser vivo y no un juguete, debe predominar a la hora de pensar “adoptar” una mascota. Si, ese es el término que usaremos Coco, Lola y yo a partir de ahora, al momento de referirnos a la compra de una mascota. Sin importar el tipo.

Primeras preguntas para reflexionar: ¿tengo tiempo para dedicarle a una mascota?, ¿tengo espacio o un área para que pueda vivir comodamente?, ¿vivo en una casa o en un apartamento? ,¿tengo un presupuesto que me permita darle todo lo que necesita? vivo con otras personas? o ¿cómo haré cuando se enferme? ¿tengo algún veterinario cerca de casa? Son solo algunas de las preguntas que debemos hacernos antes de dar el “Si”.

Por favor se honesto al responder, esto no es un examen.